Isabella Atehortúa

20 años

Nació, creció y vive en Rionegro. De pequeña no decidía qué quería ser: primero arqueóloga, pero sus padres le dijeron que se iba a morir de hambre; después se creyó cantante y empezó a componer canciones en cuadernos, pero su voz no le daba; pensó ser abogada, pero cuando su hermana empezó a estudiar derecho, los libros de texto la espantaron. A la final se dedicó a lo que menos había pensado: estudia comunicación social para el desarrollo y el cambio social en la Universidad Católica de Oriente.

Isabella Atehortúa

Antioquia

Miriam Carranza

22 años

Le gustan tanto los deportes que en su casa le dicen Coldeportes. Le gusta la butifarra, el arroz con coco y los patacones. Desde los cinco años supo que lo suyo eran los reinados: el primero que ganó fue sin un diente y fue el patito feo del colegio hasta que se convirtió en señorita Atlántico en un reinado juvenil. Estudió comunicación social porque le gustaba la manera en que hablaba su hermana, hizo radio durante su carrera y también le dicen Rockola: canta desde Nino Bravo hasta José José y Michael Bublé.

Miriam Carranza

Atlántico

Nathalia Marcela Blanco

22 años

Nació en Cartagena, pero por el trabajo de su papá en la Armada vivió prácticamente en medio país: pasó por el frío bogotano, sufrió el calor de Cali, disfrutó las playas del Pacífico en Buenaventura y bahía Málaga y las olas del Caribe en Coveñas y Providencia. “En todas partes siempre fui distinta, desordenada, bullera…, siempre llevé ese sello cartagenero”, dice. Esa esencia se manifiesta en su amor por la comida, en el gusto que siente al trotar por la playa y en su pasión por la champeta: “Una que se llama ‘La Pulga’ recoge todo el sabor del Caribe”. Estudia dos carreras en la Universidad del Rosario: Administración de empresas y Antropología.

Nathalia Marcela Blanco

Cartagena

Jennifer Salazar

25 años

Viviría en un avión o en un aeropuerto porque podría viajar toda la vida. Estudió Comercio y Negocios Internacionales para poder estar más cerca de otros mundos, aprendió portugués en Brasil e inglés en Canadá. Entrena en el gimnasio siete días a la semana, pero su mejor rutina como reina ha sido leer a diario noticias de economía. Nació en Bucaramanga, pero por sus venas corre más el chivo asado y el sancocho trifásico del Cesar que cualquier otra cosa. “La única vez que también había sido reina fue en tercero de primaria: era la reina del salón”, dice.

Jennifer Salazar

Cesar

Alma Beatriz Díaz

25 años

Nació en Turbo, Antioquia, y vive en Medellín, pero los pueblos del Chocó de donde viene su familia son sus lugares favoritos en el mundo. Se está entrenando para ser un as en InDesign y Photoshop: estudia Comunicación Gráfica Publicitaria en la Universidad de Medellín. Su mejor regalo fue la cámara de video que su papá le dio cuando era pequeña y creaba sets para que sus amigas la grabaran como una presentadora de televisión: “En el Pacífico arrastramos algunas palabras para hablar. No sé hablar inglés, pero no creo que sea una debilidad, nada mejor que representar a Colombia en español”.

Alma Beatriz Díaz

Chocó

Sugey Tatiana Torres

22 años

Sugey Tatiana Torres nació y creció en Soacha, Cundinamarca. Pasó su infancia bailando con la Fundación Artística Gedam, aprendiendo desde baile contemporáneo hasta ballet y participando en carnavales y festivales locales y nacionales: “Mi infancia fue dejar de salir y jugar en la calle para estar bailando; fue muy artística”. Su sueño siempre fue ser cantante y a eso se dedica justo ahora: a los 17 años entró a trabajar en Gaira, el local de Carlos Vives en Bogotá, el músico samario la apadrinó y la convirtió en protagonista del video de “El mar de sus ojos”. Una de sus grandes inspiraciones fue Andrea Tovar, una señorita Colombia que comparte su color de piel: “Me siento muy orgullosa de ser la primera representante afro que tiene Cundinamarca”.

Sugey Tatiana Torres

Cundinamarca

Claudia Maryam Montenegro

22 años

Su padre es de Tibirita (en Cundinamarca) y su madre de Monguí (en La Guajira, “la capital del dulce de leche”), pero ella es de Riohacha. Vivió en Estados Unidos, estudió Comunicación Social en la Javeriana y aprendió a cocinar de todo con su madre, que le daba instrucciones por teléfono: “Carne desmechada, coctel de camarón, pizza… ¡Lo que te quieras imaginar!”. De vez en cuando se deja llevar por la fantasía de ser rapera, como Nicki Minaj y Cardi B, pero luego recuerda que cuando era niña le pidió a su mamá que la llevara al Factor X y le dijo medio en broma, medio en serio: “Hija, tú no tienes voz”. Trabaja para la fundación internacional Baylor, que ayuda a reducir las tasas de mortalidad materno-infantil en su departamento.

Claudia Maryam Montenegro

Guajira

María de los Ángeles Sarmiento

25 años

A María de los Ángeles Sarmiento no le gustaba peinarse: “No era nada femenina”, dice. Su plan favorito era montar en bicicleta por el barrio, muchos de sus amigos eran chicos y quería ser médica como su papá. Lo llegó a acompañar a ver varias cirugías con una batica blanca, pero se dio cuenta de que no tenía el hígado para decirle a un paciente o a su familia que tenía una enfermedad complicada. Por eso, se dejó llevar por la magia de los vestidos que hacía su abuela para ella y para sus muñecas y decidió estudiar Diseño de Modas en la Academia Arturo Tejada. Hoy está terminando su profesionalización en el Politécnico Grancolombiano. Le encanta el asado huilense.

María de los Ángeles Sarmiento

Huila

Samara Saghair

25 años

Las malteadas de red velvet y macadamía le quitan el sueño. También tiene debilidad por los patacones. Nació frente al mar, pero el pescado frito nunca fue lo suyo y pensó que los reinados tampoco, hasta que supo que sería señorita Magdalena. Desde el 2011 cambió la playa por el caos de la ciudad y nunca se arrepintió. Mientras otros niños soñaban con ser astronautas o médicos, ella quería ser empresaria: heredó esta pasión de su familia y por eso estudió Administración en Logística y Producción de Eventos.

Samara Saghair

Magdalena

Maye Valencia

24 años

Siempre se soñó frente a una cámara o en una pasarela. Su pose favorita es cuando está en tenis y sin maquillaje. Vive en Cali porque está estudiando Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Autónoma de Occidente y aunque le gusta el cholao y las marranitas, no cambia el cuy por nada del mundo. La emociona el periodismo honesto y detesta el amarillismo, por eso lleva varios años siguiéndole la pista a Pirry. La mejor fiesta que ha tenido en su vida fue su coronación como reina del Carnaval de Blancos y Negros de Pasto.

Maye Valencia

Nariño

Sandra Palacios

22 años

Su ídolo es Sigmund Freud y en los últimos meses se ha sumergido en sus teorías del ello, el yo y el superyó. Está en tercer semestre de psicología en la Universidad Simón Bolívar. Su comida favorita es el mute y el cabrito. Aunque pasa varios días en el ring practicando boxeo, nunca ha noqueado a su novio, la persona que la enganchó con el deporte de las narices chatas. Vive en Cúcuta y es influenciadora de causas sociales.

Sandra Palacios

N. de Santander

María Andrea Arango

24 años

Es de Armenia, creció en Key Biscayne y aprendió a hablar chino desde que tenía ocho años. Estudió Administración de empresas en el CESA e hizo una maestría de Marketing en Barcelona. En la Ciudad Condal aprovechó para recorrer Europa de punta a punta y en Ámsterdam se encontró con su cuadro favorito: unas flores amarillas de Van Gogh. Cada diciembre vuelve a la finca de su familia, en el Quindío, donde se va de cabalgata con sus primos y se pelea con ellos el raspado de la olla donde su tía abuela cocina el arequipe: allí, definitivamente, es donde se siente en casa.

María Andrea Arango

Quindío

Nirvany Bowie

23 años

Es tan alta como sus sueños de ser reina. Nada la detiene. Para superar las críticas que tuvo al comienzo de su carrera, fue modelo, protagonista de una serie de televisión sanandresana y presentadora de un canal regional. Sin ser paisa ganó el Reinado de las Flores en el 2016 y lloró un día entero cuando supo que iba a representar a San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Ya perdió la cuenta de las veces que vio la coronación de Paulina Vega en Miss Universo porque se sueña en su lugar. Caterine Ibargüen es su deportista favorita, otra mujer que saltó contra los obstáculos y que, por supuesto, ganó.

Nirvany Bowie

San Andrés

Evelyn Chávez

21 años

Evelyn Chávez nunca fue modelo, nunca recorrió una pasarela y nunca había hecho fotografías antes del día en el que su tío le dijo: “La voy a inscribir a señorita Santander”. Estudia Derecho en la Universidad Autónoma de Bucaramanga, detrás de los pasos de su papá: “Me gusta el campo de la responsabilidad extracontractual, una rama que hace la diferencia en la vida de una familia que perdió algo, o a alguien, por errores de alguien más”. Le gusta ver jugar a la selección y el Atlético Bucaramanga, pero confiesa que ha ido solo unas cuantas veces al Alfonso López.

Evelyn Chávez

Santander

Valeria Morales

20 años

Es caleña. Desde que tiene 15 años vive en Miami. Cuando extraña su tierra, va con su mamá y su hermana a comer marranitas, aborrajados y buñuelos en un restaurante que, paradójicamente, se llama El Pueblito Paisa. Ha trabajado como modelo en varias partes del país, pero la imagen que más la ha conmovido fue la de unos niños en Tumaco que le contaron en una playa que no tenían ninguna opción de ir a un colegio. “En el futuro me gustaría poder ayudar a esa comunidad”. Estudia comunicación social en Broward y cuando se gradúe quiere volver a Colombia.

Valeria Morales

Valle